jueves, 20 de agosto de 2009

Kafka dixit.

"En general - escribió Kafka en 1904 a su amigo Oskar Pollak-, creo que sólo debemos leer libros que nos muerdan y nos arañen. Si el libro que estamos leyendo no nos obliga a despertarnos como un mazazo en el cráneo, ¿Para qué molestarnos en leerlo? ¿Para que nos haga felices, como dices tú? Cielo santo, ¡Seríamos igualmente felices si no tuvieramos ningún libro! Los libros que nos hacen felices podríamos escribirlos nosotros mismo si no quedara otro remedio. Lo que necesitamos son libros que nos golpeen como una desgracia solorosa, como la muerte de alguien a quien queríamos más que a nosotros mismo, libros que nos hagan sentirnos desterrados a las junglas más remotas, lejos de toda presencia humana, algo semejante al suicidio. Un libro debe ser el hacha que quiebre el mar helado dentro de nosotros. Eso es lo que creo."

Una historia de la lectura.
Alberto Manguel.

3 comentarios:

  1. María, ¿cómo has podido tener cerrado este blog tanto tiempo? Porfavor, no lo dejes apartado y escribe cosas así para ir completándolo poco a poco, que a mí me interesa mucho y seguro que a muchas personas también. Es difícil encontrar hoy día personas que todavía se emocionen con "mazazos en el cráneo"... y me alegro.

    ResponderEliminar
  2. Magnífico texto de inauguración (a la que llego un poco tarde).

    ResponderEliminar
  3. Ya sabe lo que dicen por ahí: nunca es tarde si la dicha es buena.
    :)

    ResponderEliminar