jueves, 8 de octubre de 2009

Baltimore, 1929

Todo lo que escribimos
será usado contra nosotros
o contra quienes amamos.
Estas son las condiciones,
las tomas o las dejas.
La poesía nunca tuvo ocasión
de estar lejos de la historia.
Un verso mecanografiado hace veinte años
puede ser una pintada que brilla en una pared
para exaltar el arte distanciado
o tortura de quienes
no amábamos pero tampoco
queríamos matar.

Cambiamos, pero nuestras palabras permanecen,
se hacen responsables
de más de lo que pretendíamos.

Adrienne Rich

4 comentarios:

  1. Siempre pensé: "las palabras se las lleva el viento", pero, ¿y si las palabras quedan mecanografiadas en la memoria de la otra persona? Este poema me ha hecho pensar en ello.
    Gracias mari!!

    ResponderEliminar
  2. ehhhhh...
    esto ya no se volverá a actualizar más?

    ResponderEliminar