sábado, 23 de enero de 2010

Némirovsky dixit.

Piense lo que quiera. Imagine lo que le guste. Sueñe. Yo también sueño, todas las noches de Dios. Pero no con las historias de los demás, no... Con las mías, con mi sangre, con lo que me toca de cerca. Usted también sueña con su sangre... Sólo te hace sufrir la propia sangre, la sangre de la que has salido, la carne y la sangre que te ha engendrado. Los líos de mujeres, los líos de dinero, eso pasa, se olvida; pero cuando están mezclados los tuyos, una sola gota de sangre común lo envenena todo.

Irene Nemirovsky.
El maestro de almas.

2 comentarios:

  1. Acabo de leer "El baile" y realmente vale la pena esta autora. Un gran beso.

    ResponderEliminar
  2. Y cuando vemos un "Ello, yo y superyó" dixit. Suerte.

    ResponderEliminar