miércoles, 13 de enero de 2010

Sábato dixit.

¿Para qué sufrir?. El suicidio seduce por su facilidad de aniquilación: en un segundo, todo este absurdo universo se derrumba como un gigantesco simulacro, como si la solidez de sus rascacielos, de sus acorazados, de sus tanques, de sus prisiones no fuera más que una fantasmagoría, sin más solidez que los rascacielos, acorazados, tanques y prisiones de una pesadilla. La vida aparece a la luz de este razonamiento como una larga pesadilla, de la que sin embargo uno puede liberarse con la muerte, que sería así, una especie de despertar. Pero despertar a qué? Esa irresolución de arrojarse a la nada absoluta y eterna me ha detenido en todos los proyectos de suicidio. A pesar de todo, el hombre tiene tanto apego a lo que existe, que prefiere finalmente soportar su imperfección y el dolor que causa su fealdad, antes de aniquilar la fantasmagoría con un acto de propia voluntad. Y suele resultar, también, que cuando hemos llegado hasta ese borde de desesperación que precede al suicidio, por haber agotado el inventario de todo lo que es malo y haber llegado al punto en que el mal es insuperable, cualquier elemento bueno, por pequeño que sea, adquiere un desproporcionado valor, termina por hacerse decisivo y nos aferramos a él como nos agarraríamos desesperadamente de cualquier hierba ante el peligro de rodar en un abismo.

Ernesto Sábato.
El túnel.

4 comentarios:

  1. la valentia consiste
    en tener los ojos abiertos durante la caída

    bonito bloggg


    besotes

    ResponderEliminar
  2. Gracias, vio le ta.
    Procuraremos parpadear lo mínimo indispensable.
    :)

    ResponderEliminar
  3. ¿nadie va a hablar sobre la curiosidad brutal que causa esa "irresolución de la nada absoluta"?

    Yo, para poder dormir, confío en que exista. La nada, quiero decir. Porque imagina que esto se repita una y otra vez y no se puedan derrumbar los rascacielos nunca.

    De momento es una grata sorpresa y un grumoso placer desconocerte. Saber que existes, y nada más. Es un comienzo cojonudo.

    Besicos

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, no he encontrado nada por la web del tal Tony Gatlif en version original subtitulada. Sabes algún modo de conseguir esas pelis que me recomiendas sin tener que patearme el fnac y dejarme el poquito dinerito que guardo para hacer culto a mis vicios más insanos?

    ResponderEliminar