viernes, 26 de marzo de 2010

G. Durrel dixit.

Poco a poco la magia de la isla se nos iba posando suave y adherente como un polen. Cada día tenía tal tranquilidad, tal atemporalidad, que deseábamos que no acabase nunca. Pero la oscura piel de la noche se rasgaba para entregarnos otro día más, polícromo y brillante como una calcomanía y con el mismo matiz de irrealidad.

Gerarld Durrel.
Mi familia y otros animales.


3 comentarios:

  1. el mar: dibuja y desdibuja el contorno de las islas. los pies descalzos. el horizonte por la cintura. las vértebras se montan sobre la orilla como un faro de sangre. adopta la posición de mirar un atardecer verde. se brota.

    ResponderEliminar
  2. Cada nuevo día es un nuevo abanico de posibilidades...luego va y se fastidia :)

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. bello.
    una pregunta: ¿cuantos libros te lees a la semana?

    ResponderEliminar