domingo, 11 de abril de 2010

Huxley dixit.



- Y ahora ha llegado el momento del descenso, el momento del segundo tramo del yoga del peligro, el momento de renovación de la tensión y de conciencia de la vida en su resplandeciente plenitud, cuando uno pende precariamente sobre el abismo de la destrucción. Y entonces, al pie del precipicio, uno se quita la cuerda, baja a zancadas, por le rocoso sendero, hacia los primeros árboles. Y de pronto se encuentra en el bosque, y surge otro tipo de yoga: el yoga de la selva, que consiste en tener conciencia total de la vida en el punto próximo, de la vida selvática en toda su exuberancia y putrefacción, en toda su suciedad reptante, en toda su dramática ambivalencia de orquídeas y ciempiés, de sanguijuelas y colibríes, de bebedores de néctar y bebedores de sangre. La vida que produce el orden de entre el caos y la fealdad, que ejecuta sus milagros de nacimientos y crecimientos, pero que los ejecuta, al parecer, nada más que para destruirse. Belleza y horror, belleza -repitió- y horror. Y luego, de repente, cuando uno desciende de una de sus expediciones a la montaña, de repente sabe que existe una reconciliación. Y no sólo una reconciliación. Una fusión, una identidad. Belleza fundida al horror del yoga de la selva. Vida reconciliada con la perpetua inminencia de la muerte en el yoga del peligro. Vacío identificado con el propio ser en yoga sabático de la cumbre.

Aldous Huxley.
La isla.

4 comentarios:

  1. "La vida que produce el orden de entre el caos y la fealdad, que ejecuta sus milagros de nacimientos y crecimientos, pero que los ejecuta, al parecer, nada más que para destruirse"

    Ay, me ha llegado eso.
    Casmódico y yo hemos planteado hacerte una visita por Jerez un dia de estos... te lo digo para que estes prevenida si quieres salir corriendo.

    Un beso bonica

    ResponderEliminar
  2. Jerez es muy bonito, pero no estoy allí. ¡Soy de Jaén!

    Habeis leído deprisa. :P

    ResponderEliminar
  3. ehh... mmm... claro, claro bonica, lo sabemos. Lo que queríamos decir es que íbamos a ir a Jaen a recogerte y luego íbamos a pasar todos el dia en Jerez. Porque en Jerez... tu has visto el pedazo de aeropuerto que hay en Jerez? tienen en la entrada como unos barriles de vino... muy chulos. Habría sido un sitio perfecto para... bueno porque nosotros tenemos un proyecto en el que el vino...

    Pero vamos, que si te viene mal salir de Jaen, pos podemos quedarnos por allí directamente. Que te parece?

    ResponderEliminar
  4. Ja, ja, ja... Buena salida.

    Pues habrá que hablarlo, ¿No?

    ResponderEliminar