miércoles, 25 de agosto de 2010

Pérez Estrada dixit.

Parecía concluido el viaje cuando Ulises se sintió animado y dispuesto a hablarles de otras ciudades italianas. Y esa noche ni él mismo sabía el origen de sus palabras.

Sólo cuando alguno no seducido por el discurso adoptaba una actitud reticente, Ulises, inseguro, se evadía en el placer de la bebida. Lo hacía sin moderación, hasta situarse en un plano en el que las palabras no tuvieran sentido, buscando con este proceder una excusa para no seguir respondiendo. Generalmente solía terminar la embriaguez preordenada con un altisonante: ¡Europa empieza en el martini!

Ulises, o libro de las distancias.
Rafael Pérez Estrada.

1 comentario:

  1. significantes sin significado
    continentes sin contenido
    una forma despreciable de silencio

    visita esta bitácora de tu compatriota esteban. estoy seguro que te encantará: http://fmaesteban.blogspot.com

    saludos, guapa.

    ResponderEliminar