martes, 22 de marzo de 2011

Anaïs Nin dixit.

Si lo que dice Proust es cierto, si la felicidad es la ausencia de lo febril, yo no podré nunca llegar a saber qué es la felicidad. Porque me posee una fiebre de conocer, de experimentar, de crear.
Creo tener una conciencia inmediata de la vida que es mucho más terrible y dolorosa. No hay ni lapso ni distancia alguna entre yo y el presente. Conciencia inmstantánea. Pero también es cierto que, cuando escribo, después, capto mucho más, comprendo mejor, desarrollo y enriquezco.
Vivo más en el momento. Lo que se recuerda después me parece que no es tan cierto. ¡Tengo tal necesidad de verdad! Seguramente esta necesidad de registrar inmediatamente es lo que me impulsa a escribir casi al mismo tiempo que vivo, antes de que cambie, antes de que la distancia o el tiempo me alteren.

Diario I. (1931-1934)
Anaïs Nin.

1 comentario:

  1. Qué bien volver a leerte!, buena reflexión, el problema que tengo es que me arrepiento de lo que escribo, a los dos días ya no le encuentro ningún valor.

    ResponderEliminar