martes, 19 de abril de 2011

Vian dixit. (II)

Bebe -dijo Colin.
Bebieron los dos. El resplandor quedaba adherido a sus labios. Colin volvió a encender las luces. Parecía dudar si quedarse de pie.
-Una vez al año no hace daño -dijo-. Creo que podríamos terminarnos la botella.
-¿Y si cortáramos la tarta? -dijo Chick.
Colin cogió un cuchillo de plata y se puso a trazar una espiral sobre la blancura pulida de la tarta. De repente, se detuvo y miró su obra con sorpresa.
Voy a probar una cosa -dijo.
Tomó una hoja de acebo del ramo de la mesa y, con una mano, asió la tarta. Haciéndola girar rápidamente sobre la punta del dedo, colocó, con la otra mano, una de las puntas del acebo en la espiral.
-¡Escucha!... -dijo.
Chick escuchó. Era la canción Chloé en la versión arreglada por Duke Ellington.
Chick miró a Colin. Estaba tremendamente pálido. Chick le quitó el cuchillo de la mano y lo hincó con ademán firme en la tarta. La cortó en dos y, dentro de la tarta, vieron que había un nuevo artículo de Partre para Chick y una cita con Chloé para Colin.

La espuma de los días.
Boris Vian.

3 comentarios:

  1. Qué bueno que más gente caiga en La espuma de los días... Luego queda sorprenderse con el cambio de voz y la otra fuerza en Escupiré sobre vuestras tumbas, o con sus canciones, o hasta con su ópera (no realizada, pero cuyos textos son increíbles)
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Buenas, ¿y qué piensan ustedes del disco de Andy Chango versionando en español canciones de Boris Vian con ayuda de Javier Krahe? Creo que está curioso por lo menos
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Pues no tenía ni idea de que existiera ese disco, pero me crea mucha curiosidad. Lo busco y comentamos.
    Muchas gracias :)

    ResponderEliminar