domingo, 3 de abril de 2011

Vian dixit.

“Por encima de ellos se abrían brechas de vacío acosadas por una oscuridad móvil que, por momentos, sustraía las estrellas de su vista. Se durmieron en silencio, el cuerpo contra la cálida tierra, en el perfume de las flores de sangre. El día no tardaría en despuntar. De la casa llegaba un rumor incierto, sofisticado como sarga azul”.

" - Folavril... -dijo Lazuli.
- Saphir... -dijo Folavril.
Y se besaron de nuevo. La noche se acercaba. Los vio y se detuvo antes de llegar a ellos, para no molestarlos. Mejor sería que fuera a acompañar a Wolf, que regresaba en aquel momento. Al cabo de una hora, todo estaba a oscuras, menos un círculo de sol en el que había los ojos cerrados de Folavril y los besos de Lazuli, en medio del vapor que desprendían sus cuerpos. "

Evidentemente, cuanto más obstáculos ha vencido uno, más tentado se siente de creer que ha llegado más lejos. Eso es falso: Luchar no es avanzar“…

“Mientras exista un lugar en el que haya aire, sol y hierba, tenemos la obligación de lamentar no estar allí, sobre todo si somos jóvenes”…

La hierba roja.
Boris Vian.

5 comentarios:

  1. Claro que luchar no es avanzar, el final de la vida siempre es una derrota.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Sí, me refería a haruki, del otro que citas no he leído nada (todavia)
    Salud

    ResponderEliminar
  3. Hola, íntimo y bello blog, profundas entradas, si te gusta la palabra en el tiempo, la poesía,te invito al mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen sábado, besos cómplices...

    ResponderEliminar
  4. Hoy día recortaba frases de La espuma de los días, y al final me quedaba con casi todo el texto... buena síntesis.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Sí... yo también habría copiado capítulos enteros de La hierba roja. El siguiente es precisamente La espuma de los días. Estoy casi impaciente.

    Un saludo, y gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar